Efectos del tabaco en la salud ósea

Tabaco y huesos no son palabras compatibles. Uno de los grandes riesgos que aumenta el tabaquismo es el de desarrollar osteoporosis.

Esta enfermedad que hace que los huesos se tornen débiles y estén casi un 40% más expuestos a fracturas que lo normal.

Algunos estudios demuestran que fumar reduce el aporte de oxígeno a los huesos, y enlentece la producción de células formadoras de hueso (osteoblastos).

Otro de los efectos de fumar, es la disminución de absorción del calcio de la dieta, necesario para la mineralización del hueso.

Fumar descompone el estrógeno en el cuerpo más rápidamente, elemento importante para construir y mantener un esqueleto fuerte en mujeres y hombres.

Otros efectos negativos de fumar son:

El aumento de riesgo de lesiones y enfermedades, como bursitis y tendinitis, esguinces y fracturas. Además fumar está asociado a dolores lumbares y artritis reumatoide.

Efecto perjudicial en la cicatrización de heridas y consolidación de fracturas.

Baja el rendimiento en el desempeño atlético. Hace más lento el crecimiento de los pulmones y altera la función pulmonar, hay menos oxígeno disponible para los músculos que se usan en los deportes.

Los fumadores sufren de respiración fatigosa casi tres veces más que los no fumadores.