Consecuencias del otoño en el organismo

El otoño es la época en donde el organismo se ve afectado por la ansiedad y depresión, debido a la falta de luz solar plena. Por eso, para prevenir resfríos o infecciones, se aconseja dormir de forma regular y mantener un cierto ritmo de actividad. Te acercamos algunos consejos para preservar tu salud.

Higienizar los ambientes: es mejor no estar en contacto directo con personas enfermas y ser cautos con la higiene en los ámbitos que más se frecuentan. Un hábito saludable por ejemplo, es lavarse las manos con agua y jabón, que ayudará a prevenir los contagios.

Mantener los ambientes ventilados: en los ambientes sin recambio de aire, aumenta la posibilidad de contagio interpersonal, ya que las secreciones permanecen más tiempo.

Vestirse tipo cebolla: como las temperaturas son variables, lo mejor es usar ropa que contribuya a mantener una temperatura uniforme durante todo el día y que puedan quitarse con facilidad cuando se ingresa en ambientes calefaccionados.

Descansar: dormir un promedio de ocho horas diarias contribuye a desarrollar una buena salud, lograr un mejor sistema inmunológico y, por ende, a tener una respuesta más óptima a este tipo de cuadros como también a tolerarlos con mayor facilidad.

Comer sano y tomar agua: las frutas y verduras ayudan a tener un estado saludable, y esto es importante, ya que las personas con una alimentación deficiente y sometidas a situaciones de estrés son más propensas a enfermarse. El agua también es sumamente importante en este sentido.

Evitar el enfriamiento: salir del hogar abrigados, cubriendo nariz y boca, es propicio para disminuir el contacto con el aire frío. Es importante además que el cuerpo mantenga una temperatura confortable al dormir.