Se dividen en 3 tipos.

ninos-deportes

 

Lesiones agudas:

Las lesiones agudas generalmente se asocian a traumatismos. Las más frecuentes son las lesiones del cartílago de crecimiento, las fracturas y las lesiones musculares.

 

Lesiones por sobre-uso:

Como consecuencia de acciones repetitivas que sobrecargan el aparato osteomioarticular (huesos, cartílago de crecimiento, tendones, músculos, etc) se producen las lesiones por sobre-uso.

Dolor anterior de rodilla:

– Enfermedad de Osgood-Schlatter:

Es una prominencia dolorosa en la tuberosidad anterior de la tibia. Aparece con más frecuencia en niños de 10 a 15 años de edad, y en general cuando están pasando por un período de crecimiento rápido. El dolor es intermitente y en general desaparece por completo cuando el niño deja de crecer.

osgood_schlatter-2

Para contra-atacar este problema, es posible que su niño deba tomar un descanso en sus actividades o realizar actividades que no causen dolor en la rodilla. Es importante aplicar hielo sobre la rodilla en períodos de 20 a 30 minutos cada 3 a 4 horas, tomar antiinflamatorios y realizar ejercicios de elongación.

– Enfermedad de Sinding-Larsen-Johansson (SLJ):

Los síntomas son similares a la enfermedad de Osgood-Schlatter pero se produce en el extremo inferior de la rótula donde se origina el tendón rotuliano. Puede aliviarse con una combinación de los tratamientos mencionados anteriormente (hielo, antiinflamatorios, elongación) y con descanso de las actividades atléticas que aumentan el dolor.

Dolor de talón:

– Enfermedad de Sever:

Normalmente aparece en los niños de entre 7 y 13 años y es más frecuente en el sexo masculino. Se manifiesta con dolor en el talón que se incrementa con la actividad física y calma con el reposo. Se presenta en ambos talones en más de la mitad de los casos. El tratamiento es siempre conservador. Es necesaria la restricción de la actividad deportiva. Es muy importante el uso de antiinflamatorios en fases iniciales. Es importante que su niño haga ejercicios para elongar el tendón de Aquiles, los músculos de la pantorrilla y el muslo. También es beneficioso el uso de taloneras y fisoterapia.

 

Lesiones recidivantes:

Estas ocurren cuando el niño o adolescente vuelve al deporte antes de haber sanado correctamente (por ejemplo: luxación recidivante de rótula).

 

Conclusión:

La actividad deportiva contribuye a una adecuada maduración del sistema músculo-esquelético y de sus habilidades psicomotoras. Sin embargo, la práctica de cualquier deporte lleva aparejado el riesgo de lesionarse. Nunca permita que su hijo realice deporte si tiene dolor. Es importante que el niño o adolescente sepa registrar qué sucede en su cuerpo, y reconocer si hay dolor, o incomodidad. Acudir al médico si cree que su hijo puede estar lesionado aliviará el proceso. Prevendrá una lesión más grande y si hay lesión, la vuelta al deporte será más sana. Siempre consulte a traumatólogos especialistas en niños y adolescentes. Algunas de las evaluaciones y tratamientos que se usan para adultos no siempre son adecuadas para los jóvenes en desarrollo.